drmp_w_f_inic10.png
drmp_logoBorde.png
fsfb.png
uniandes_neg copy.png
13428419_1235279206505161_65256067856563
LASER.jpg
16806824_1496044710428608_21445636881086

CONDICIONES Y PROCEDIMIENTOS

Cirugía de próstata con láser

Tratamiento con láser de luz verde y láser de holmium para los síntomas por crecimiento prostático benigno.

 

- MINIMAMENTE INVASIVA

- CORTA ESTANCIA HOSPITALARIA O AMBULATORIA

- MÍNIMO TIEMPO DE SONDA

- RESULTADOS SIMILARES A CIRUGIA CONVENCIONAL

La próstata es una glándula del tamaño de una nuez que forma parte del sistema reproductor masculino y que ayuda a producir el semen. Esta glándula, rodea la uretra (el canal que transporta la orina desde la vejiga para extraerla del cuerpo) y se ubica or debajo de la vejiga. Con la edad y el tiempo, la próstata crece de forma natural, lo que causa compression de la uretra e interfiere con el flujo normal de la orina. Esta condición recibe el nombre de hiperplasia benigna de próstata (HPB).

 

La HPB es un crecimiento común, natural y no cancerígeno de la próstata, que provoca complicaciones urinarias. Los hombres que padecen HPB presentan no solo los síntomas urinarios molestos sino además disminución de su calidad de vida, con cambios en el estilo de vida así como la interrupción en las pautas de sueño.

 

Entre los indicios y síntomas típicos de la HBP se incluyen:

 

La HPB afecta a un 50% de los hombres mayores de 60 años. Hacia los 80 años, aproximadamente un 80% de los hombres padecen HPB.

La HPB es el trastorno más común de la próstata y el problema de salud más común de los hombres mayores de 60 años.

 

Opciones de tratamiento

 

Históricamente, la HBP se ha tratado con medicación o con un procedimiento de cirugía conocida como resección transuretral de la próstata (RTU). La medicación con sustancias conocidas como alfabloquadores es una alternativa util pero no detiene el crecimiento prostático. Solo da alivio a los síntomas y puede dejar de funcionar con el tiempo. La cirugía convencional es una buena alternativa sin embargo requiere hospitalización, uso de sonda uretral e irrigación por varios días y una convalecencia de cerca de un mes. Además se asocia a riesgo y complicaciones, como impotencia e incontinencia.

 

Se pueden distinguir dos modalidades básicas de tratamiento quirúrgico de la próstata. Una es la resección transuretral de la próstata y otra es la cirugía abierta de la próstata. Fundamentalmente el criterio de elección depende del tamaño de la próstata. En próstatas grandes es mejor la cirugía abierta porque permite mejor la extirpación de la misma. Ambas técnicas requieren hospitalización y tienen complicaciones y riesgos inherentes al procedimiento como son el síndrome de resección transuretral, la impotencia, incontinencia urinaria y estrechez uretral Una alternativa actual es el uso de terapias minimamente invasivas que utilicen Láser.

 

En urología hay dos opciones aprobadas por las guías tanto de la Sociedad Americana de Urología como la Sociedad Europea de Urología que son la fotovaporización de la próstata con GreenLight™ o laser de luz verde y la enucleación prostática con el Laser De holmium. Cada una de ellas tiene indicaciones diferente a saber: El tratamiento con el láser de luz verde consiste en un procedimiento que causa vaporización del tejido prostático que obstruye la salida de la orina dando un alivio rápido de los síntomas en un procedimiento seguro, con mínima probabilidad de complicaciones y generalmente en un ámbito de corta estancia o aun ambulatorio. Es útil en próstatas cuyo tamaño no exceda los 70 gramos.

 

El mecanismo de acción se centra en la introducción a través de la uretra de un cistoscopio de doble corriente con la fibra del láser, que funciona con un haz de luz con una longitud de onda de 532 nanómetros y con una gran afinidad por el pigmento de la hemoglobina. Trabaja a gran potencia vaporizando la próstata, convirtiéndola en vapor de agua, y la elimina por un sistema de riego continuo. Al mismo tiempo los vasos sanguíneos con coagulados por su afinidad con la hemoglobina, hecho que prácticamente elimina la posibilidad de sangrado y permite que el paciente salga de la intervención con una sonda que se retira en un periodo máximo de 24 horas o en ocasiones después del procedimiento de manera inmediata.

 

Los efectos secundarios más comunes asociados a la terapia Láser GreenLight son el ardor con la micción y la hematuria o presencia de sangre en la orina los cuales con el paso de los días desaparece.

 

Con los procedimientos quirúrgicos clásicos, como la prostatectomía abierta, el paciente sangraba al orinar y su estancia en el hospital se alargaba una semana.

El láser verde ofrece un alivio inmediato de los síntomas, no hay herida que pueda sangrar y la recuperación es muy rápida e indolora. El Laser de holmium es otra técnica de utilización del calor generado por un rayo de luz ( LASER ) que permite hacer una resección del tejido prostático. Es útil en próstatas de más de 70-80 gramos. Aunque es un procedimiento técnicamente demandante para el cirujano, los resultados son comparables con la cirugía tradicional abierta utilizada aun en muchos centros. Requiere hospitalización por 24 horas. El riesgo de complicaciones de la cirugía transuretral convencional se obvian y los resultados a largo plazo son excelentes.

 

Tanto el Laser Green Light o luz verde como el Laser de Holmium, son opciones disponibles en Colombia en la Fundación Santa Fé de Bogotá.

 

Para mayor información puede comunicarse al número (601) 6125609.

Unidad de Urodinamia y Piso Pélvico. Dr. Mauricio Plata.