drmp_logoBorde.png
fsfb.png
uniandes_neg copy.png
urologia.jpg
14855928_1357665427599871_20595168055760
cirugiauro.jpg
21150437_1724412604258483_56850153833092

CONDICIONES Y PROCEDIMIENTOS

Cirugía de Incontinencia

La incontinencia urinaria tiene solución y no se requieren tratamientos complejos en la gran mayoría de casos.

 

¿Qué opciones de tratamiento existen?

 

El tratamiento de la incontinencia urinaria depende de varios factores:

 

• Tipo de incontinencia urinaria (de esfuerzo o de urgencia)

• Sexo de la persona

• Severidad de la incontinencia

• Grado de molestia

 

La incontinencia urinaria de esfuerzo según la severidad, puede ser manejada con ejercicios de rehabilitación del piso pélvico los cuales funcionan en casos leves de incontinencia siempre y cuando exista un compromiso y disciplina por parte del paciente para realizarlos.

 

En casos de incontinencia de esfuerzo moderada a severa que afecte la calidad de vida, la cirugía sigue siendo la mejor alternativa. En la actualidad se realizan cirugías mínimamente invasivas (mínimas incisiones y cicatrices) como la cirugía con cintillas libres de tensión o la cirugía laparoscópica con resultados similares a la cirugía convencional.

 

En la cirugía convencional por vía abdominal se utiliza una incisión de aproximadamente 8 centímetros por encima del pubis para colocar unas suturas que eleven la vejiga a una posición mas adecuada y así tenga un mejor soporte. Requiere de hospitalización de corta estancia y una convalecencia aproximada de 10 días.

¿Cirugía con cinta libre de tensión o TVT?

 

En la cirugía con cintillas lo que se hace es colocar una cinta sintética que eleve la uretra y que cuando la persona realice una presión como toser o reirse, la uretra encuentre una resistencia y la orina no se escape. La incisión que se realiza es menor a medio centímetro por lo cual no hay cicatriz visible con ella. Tiene una efectividad similar a la cirugía convencional por vía abdominal. Se puede realizar con anestesia local y además es ambulatoria (no requiere hospitalización).

 

Ventajas de la cirugía con mínimas incisiones (mínimas cicatrices)

 

• Menor dolor después de la operacion

• Cirugía ambulatoria (sin hospitalizacion)

• Anestesia local controlada en la gran mayoria de casos

• Recuperacion rápida

• Pronto reintegro a actividades cotidianas

• Efectividad similar a cirugia convencional

• Tratamiento del afán para orinar o de incontinencia de urgencia

 

En el caso de la incontinencia de urgencia o vejiga hiperactiva, el cambio de comportamiento de los pacientes en cuanto a modificar el hábito de consumo de líquidos, orinar por horario, evitar ciertas sustancias como la cafeína o los cítricos que pueden empeorar los síntomas y en ciertos casos la utilización de una medicación tomada que inhiba las contracciones anormales de la vejiga, pueden ser suficientes para controlar la incontinencia. Cuando esta no mejora, se puede utilizar la toxina botulínica (Botox) o los derivados del ají, los cuales puestos en la vejiga pueden controlar los pacientes que no mejoran inicialmente.

 

Si ya tuve una intervención de Incontinencia previa y ésta ha fallado, ¿tengo tratamiento aún?

 

Claro que si. Se requiere evaluar muy bien el tipo de incontinencia que se tiene pero existen alternativas de tratamiento como son la colocación de cabestrillos o hamacas alrededor de la uretra en un procedimiento de corta estancia (hospitalización menor a 24 horas) o la inyección alrededor de la uretra de sustancias como colágeno o partículas de carbón o silicona (ambulatorio con anestesia local).

 

Si soy hombre y posterior a una cirugía de la próstata tengo incontinencia urinaria, ¿tengo solución?

 

La incontinencia urinaria es una secuela de la prostatectomía realizada como tratamiento del cancer de la próstata. Afortunadamente solo ocurre en una minoría de los pacientes sometidos a esta intervención, sin embargo es un problema que afecta la calidad de vida de manera importante. En la actualidad la colocación de hamacas alrededor de la uretra con una intervención de corta estancia o la utilización de esfínteres urinarios artificiales son la mejor alternativa para este problema.